En algún sitio oí y no sé dónde, pero por su verdad lo cito que no por su autoría:

El gran obstáculo para encontrarse con Dios, para vivir… es el propio Ego.